viernes, 28 de diciembre de 2012






Miramos de reojo. Sí.
Porque, en el fondo,
necesitamos huir de nuestros simulacros.

Y nos debemos
las distintas formas de arrojar
el deseo de parecer lo que somos.

Ya se sabe:
no todos necesitan la misma luz.









No hay comentarios: